jazzclub.wordpress.com

Paula Schocrón y Marcelo Gutfraind presentan “Percepciones”

Marzo de 2013

Leer nota completa

Rosario/12

El sonido compacto del jazz

Agosto de 2006

Leer nota completa

La Nación

La compactera

Julio de 2006

Leer nota completa

La Nación

Julio de 2006

La compactera

Por Adriana Franco

EN VIVO-VENDOME 
JUAN FALÚ

Chacarera ututa, Taficeña/La tristecita, El bien perdido, Pueblito mi pueblo, La vieja; Algarrobo, algarrobal; La cuartelera, Luz de giro, Nieblas del Riachuelo, Canción del jangadero, Tres bailecitos, Noches de Catamarca (Epsa).

El guitarrista Juan Falú puede hablar y hasta dar un ejemplo de cómo una grabación informal -la que un sonidista puede hacer desde la consola de un concierto- se transforma en el nuevo disco "oficial" de un músico. Porque este disco no es otra cosa que eso: la grabación de un concierto que dio en 2001 en un festival francés. Cuatro años después, durante otra gira, un amigo se lo hizo escuchar y el guitarrista tucumano dijo: "Este va a ser mi próximo disco". Aquí está el resultado. Y la verdad es que suena lindo, con asperezas y desprolijidades incluidas. Ahí están todos sus gestos, su espontaneidad, su improvisación y el pulso vigoroso que le imprime a obras propias y ajenas. Un verdadero hallazgo de Falú que es justo que sea compartido con el público.

BEGIN TO HOPE 
REGINA SPEKTOR

Fidelity, Better, Samson, On the Radio, Field Below, Hotel Song, Après Moi, 20 Years of Snow, That Time, Edit, Lady, Summer in the City (Sire/Warner)

Algo sutil, extraño, delata en la voz y en el piano de Regina Spektor su particular origen. Nacida en Rusia, criada en el Bronx e invitada especial de los Strokes en su momento de mayor furor, la cantautora deja que se deslice todo ello en las canciones de este álbum, el cuarto de su carrera (pero el primero editado en el país). Su voz puede ir desde un registro alto a un estilo grave a lo Billie Holiday (a quien le dedica el tema "Lady") mientras que en su piano se ven los rasgos de su formación clásica, pero también la influencia de su origen ruso y del pop a su manera. Sus canciones son historias cortas, urbanas e introspectivas, en las que juega con otros géneros y sorprende con golpes fuertes y precisos (en "That Time" recuerda: "Ese tiempo en que decidimos besarnos en cualquier lado salvo en la boca", cuando "sólo leí Shakespeare" para terminar con "cuando tuviste una sobredosis").

PERCEPCIONES 
SHOCRÓN-GUTFRAIND CUARTETO

Seven Down, Bronce, Vuelve viento, Lejanías, Señales de humo, La jungla, Caleidoscopio (Blue Art).

A partir de este primer trabajo, la mirada de la escena jazzística recayó sobre este cuarteto que había tocado bastante poco pero que, evidentemente, usó ese tiempo de una manera muy provechosa.

Aquí presentan siete composiciones originales, algunas de las cuales ya han sido estrenadas en otro discos ("Vuelve viento", "Caleidoscopio" y "La jungla"), pero que han encontrado otros colores en manos de este combo que muestra una excelente integración conceptual como también una estimulante veta creativa tanto en sus improvisaciones como en los arreglos.

Como contagiados por la fuerza de la pianista rosarina Paula Shocrón, Marcelo Gutfraind suena más decidido en su papel de solista y la sección rítmica exhibe una solidez llamativa. "Percepciones" ya está entre los mejores discos de este año.

César Pradines

ESTABA CANTADO 
FACUNDO SARAVIA

Ni falta que hace, Nostalgias tucumanas, Que de inconvenientes para visitar la Pancha, Amor y distancia, y otros (DBN).

"Sencillito y de alpargatas" suena este disco, como dice aquella canción de Omar Moreno Palacios. Aunque Facundo Saravia se mete en un problema cuando le toca cantar "Que de inconvenientes para visitar la Pancha", uno de los temas que eligió para este CD y que es, justamente, de Moreno Palacios. Es prácticamente una carrera de obstáculos que pocos, descontando al autor, pueden atravesar con buena pericia. Pero aún con esto el disco suena sencillito y sin pretensiones. Con estilos tradicionales del folklore. Con clásicos como "Nostalgias tucumanas" y muchos temas propios. Con melodías como la de "Ni falta que hace" que quedan sonando en el oído. Con instrumentaciones actuales, pero sobrias y una manera de recrear los temas que no es otra que la de ceñirse al propio estilo. Un auténtico material a la manera de Facundo Saravia. Es cierto: estaba cantado. .