Rocío López Trio: nuevo lanzamiento

30 de Junio de 2022

Leer nota completa

Próximo disco de BlueArt: Gustavo Beytelmann Trío

24 de Junio de 2022

Leer nota completa

Recomendación del Club del Disco

16 de Junio de 2022

Leer nota completa

28 de Mayo de 2022

La Sociedad Protectora del Jazz por Horacio Vargas

 

Hubo un tiempo en que el Festival de Jazz de Rosario llevaba el nombre de Santiago Grande Castelli, en alusión a un guitarrista de jazz de una enorme generación de músicos formados en la Escuela de Música de la Universidad Pública de Rosario. Y un día de 2002, me tocó ser programador del Festival Grande Castelli en el Centro Cultural Parque de España, en tiempos del querido Marcelo Romeu. Y escribí esto en lo que fue el programa de mano sobre el saxofonista Hugo Pierre, otro genio del jazz nacido en Rosario:Una prima lo inscribió en la Sociedad Protectora de la Infancia Desvalida, un conservatorio de música, gratuito, por donde también pasó el Gato Barbieri. Hugo quería estudiar trompeta pero terminó inscribiéndose, por error, en clarinete. Eso lo supo recién un año después de las clases de teoría y solfeo cuando ese palito negro, de 13 llaves, de origen alemán, de comienzos de siglo XX, llegó a sus manos. A los 14 años ya tocaba el saxo tenor en La Panamá Jazz, una orquesta famosa del Rosario de los ´50. A los 19 años llegó a Buenos Aires, era la época del “jazz remise”: en las puertas de las radios esperaban los coches para trasladar a los músicos a otros escenarios”.

            Y después me hice productor de conciertos de jazz –una actividad con lo que me fundí y me volví a levantar- y conocí a gente maravillosa como el contrabajista Horacio Fumero. Una noche de verano y cervezas con el Paraná de fondo me dijo: “Yo navegué el río para atrás, a través de Coltrane llegué a Miles Davis y de ahí para atrás”.

            Y hoy, cuarenta años después de conocernos con Jorgito Llonch en la sala Lavardén -él como bajista de rock progresivo, yo como aprendiz de cronista de la revista Smog- volvimos al mismo lugar para escuchar el jazz de las nuevas generaciones: él como ministro de Cultura y yo como programador.